Midnight in Paris: aquellos años veinte

Es de sobra conocido por los amantes del cine la habilidad que tiene Woody Allen en crear y dirigir películas increíblemente dispares entre sí. Puede dejarnos maravillados con “Annie Hall”, intrigados con “Match Point”, o divertirnos ligeramente con “Scoop”. Esta vez, el también director de “Vicky, Cristina, Barcelona” regresa totalmente rejuvenecido, optimista y deliciosamente sencillo regalándonos una maravillosa comedia con toques de ficción llamada “Medianoche en París”(Midnight in Paris, 2011).

Gil Pender (Owen Wilson) es un guionista de Hollywood que está anclado en la rutina y en la monotonía de su trabajo. Está muy lejos de sentirse realizado con lo que hace y sueña con que algún día se convertirá en un aclamado escritor al que tomarán en serio.



Su prometida, Inez (Rachel McAdams), no entiende y tampoco comparte los pensamientos y las metas del que será su marido, tachándolo en algunas ocasiones de inmaduro y ridículo. Aprovechando un viaje a París para visitar a sus suegros, Gil, buscará la inspiración en los callejones y en la gente de la denominada ciudad del amor.

Como si de Cenicienta se tratase, los paseos a medianoche del escritor le llevarán a la capital francesa en los años veinte, donde conocerá entre otros al novelista Ernest Hemingway (Corey Stoll), al ilustre pintor Salvador Dalí (Adrien Brody), a Adriana de Burdeos, amante de Picasso (Marion Cotillard); al escritor F. Scott Fitzgerald (Tom Hiddleston) junto a su esposa Zelda Fitzgerald (Alison Pill), y a la reconocida escritora Gertrude Stein (Kathy Bates). En ese mundo ficticio y onírico creado de principio a fin por Gil Pander, los artistas citados anteriormente, que dejaron su huella de una manera u otra en la ciudad, le ayudarán a encontrar la inspiración en su novela y le harán ver que el amor no tiene que ser, ni mucho menos, un complicado galimatías.

Woody Allen, nos presenta una comedia fresca, divertida, entrañable y tierna con escenas que nos adentran en los años veinte franceses a pesar de no ser esa la época en la que vive Gil, consiguiendo que los espectadores se hagan una mínima idea de lo que se hacía en aquellos años, de los pensamientos de los escritores y artistas,  de la decoración de los bares, de la música y del estilo de vida de aquellos tiempos. Una vez más, Allen, nos muestra que lo sencillo y lo simple puede generar una increíble belleza. Y esto, es lo que pasa con  “Medianoche en París”. La cinta no cuenta con un argumento complicado ni enrevesado, y los protagonistas tampoco tienen un pasado oscuro, trauma infantil o un secreto oculto y peligroso que por su bien nadie debería saber.

La película nos habla sin lugar a dudas de las motivaciones, superaciones, metas de cada uno, y los sueños que todavía nos quedan por cumplir. Nos da un pequeño empujoncito para hacer lo que realmente queremos en la vida y no lo que se espera de nosotros. En cierta manera nos explica que nos arriesguemos y luchemos por los sueños y que no nos dejemos vencer por las cosas que no nos hacen felices ni que no nos aportan nada, que de algún modo, saquemos la cabeza del agua y nos alejemos de la rutina y de la monotonía.

A través de Gil Pender, Woody Allen nos hace saber que la magia está en los pequeños detalles de la vida y en los lugares más inesperados, que si tenemos una idea en la cabeza hay que darlo todo por llevarla a cabo, y que el amor debería ser algo optimista, sencillo y simple para las personas, y no algo doloroso y complicado como muchos parecen creer. “Medianoche en París” consigue de sobra llevarnos a ese mundo idílico creado por el protagonista donde se lucha porque los sueños se hagan realidad.

Si hablamos de las interpretaciones, tengo que decir que me sorprendí de una manera insospechada. Siempre he creído que Owen Wilson era un cómico más que un actor y que Rachel McAdams, era capaz de llevar a cabo cualquier papel a escena. Pues por mucho que me cueste reconocerlo me equivoqué con ambos. Woody Allen descubre a un actor sensible, auténtico y natural, dando lugar a una de las mejores actuaciones hasta la fecha de Owen Wilson sin lugar a dudas. Sin embargo, con Rachel McAdams me ha dado la sensación de que no estaba disfrutando de su papel, incluso podría aventurarme a decir que su trabajo me ha parecido insípido, carente de personalidad y algo monótono. Me pregunto si no le gustó demasiado estar bajo la dirección de Woody Allen.

Sea como fuese, “Medianoche en París” cuenta con, desde mi humilde opinión, merecidos premios en lo que al séptimo arte se refiere. Fue nominada en los Premios Oscar de 2012 a LA MEJOR PELÍCULA, MEJOR DIRECCIÓN, MEJOR GUIÓN ORIGINAL Y MEJOR DIRECCIÓN ARTÍSTICA, ganando únicamente la estatuilla al mejor guión original. En los Globos de Oro del año 2011 fue candidata a ser LA MEJOR PELÍCULA, LA MEJOR DIRECCIÓN, EL MEJOR GUIÓN y Owen Wilson optó a ser  EL MEJOR ACTOR DE COMEDIA-MUSICAL ganando como en los Oscar el premio al mejor guión. Y por último, también recibió nominaciones al MEJOR GUIÓN ORIGINAL en los Goya del 2011 y al MEJOR REPARTO en el Sindicato de Actores, esta vez no siendo ganador de ninguno.

Woody Allen nos ha regalado, a través de las hermosas calles de París, una película agradable y entretenida de ver en todos los aspectos posibles, haciendo que el espectador tenga una sonrisa de oreja a oreja en prácticamente toda la cinta. Una vez más, Allen nos demuestra, esta vez de la mano de Owen Wilson, que es capaz de hacer películas puramente sencillas y simples con una increíble carga de belleza y naturalidad en cada una de las escenas dando un punto de vista optimista del amor y de las pequeñas cosas del día a día.

10 comentarios

  1. !Hola! no la he visto pero ya con esa reseña me dan ganas de verla, sobre todo porque comparto la idea de que Owen no es precisamente un actor dramático así que quiero verlo en un papel fuera de la comedia burda (que no lo hace mal). Gracias por la recomendación me pongo a buscarla que no se porque pero no había escuchado de esta película que ahora se va a convertir en mi meta cinefila del primer mes del años. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. De verdad que esta película es una de mis favoritas, el ambiente, las diferentes épocas y escenarios en París me encantan, el idioma, yo me quedaría en la época de los 20-30 cono owen hehe

    ResponderEliminar
  3. Holis ! Cinéfila presente :) Esta película es hermosaaaaaa !! Me hizo sentir muchas cosas y todo esta tan bien logrado ...sin duda todo un deleite para nosotros: los espectadores . Me alegra leer que coincidimos en todo
    Saludooos

    ResponderEliminar
  4. Hola!! nunca he sido muy fan de Woody Allen; a lo mejor debería darle un revisionado a sus películas porque cuando las vi por primera vez era una adolescente y ya ha llovido un poco, así que igual las empiezo a ver con otros ojos. Gracias por la recomendación. Besos!!

    ResponderEliminar
  5. No conocia la pelicula, si es verdad que tiene que ser precioso ver Paris de los años 20, suena muy tierna, a veces una peli asi viene bien y no tanta accion, me apuntare el titulo, me gustaria verla.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Estupenda reseña! Siempre me ha gustado seguir a este director, me parece que cada película suya es como obras maestras, que no están diseñadas para obtener un premio, sino algo completamente distinto, son creadas para el público y me parece excelente! Y esta es una gran historia, que no le van a creer, pero no sabía de su maravillosa existencia. Que linda historia! Te traslada al siglo XX sin estarlo y me es genial que el protagonista se encuentre con estos genios, en su camino para cumplir sus sueños y también para crecer por dentro y confiar en si mismo. Los autores cómicos siempre sorprenden, por ejemplo Jim Carrey =-O me parece grandiosa la elección de Owen y muy acertada. Lo que más me gusta es que está Salvador Dalí *0* y realmente me encantaría ver la película, me parece una historia atrapante y diferente.Muchas gracias por tu gran reseña :)!

    ResponderEliminar
  7. Hola! No he visto la película aún, pero no he visto hasta ahora una película de Woody Allen que me disgustase. Le tengo muchas ganas a esta película, desde el vamos me intriga con los carteles promocionales fusionamos con la noche estrellada, además que quiero ver a Owen Wilson en un papel serio... yo creía lo mismo que tú, que era alguien que solo servía para comedias, pero al conocer un poco más de su vida quede sorprendida por encontrar una persona con cierta profundidad.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Genial tu reseña y crítica guapa, he leído muy buenos comentarios de esta película y aunque la tengo en casa aún no la ve, no sé es de esas que se quedan ahí esperando, que sabes que es buena pero que nunca logras ver. Me la apunto a ver si sale de las no vistas y pasa a las vistas y que me hayan gustado :D

    ResponderEliminar
  9. La película nos habla sin lugar a dudas de las motivaciones, superaciones, metas de cada uno, y los sueños que todavía nos quedan por cumplir. Nos da un pequeño empujoncito para hacer lo que realmente queremos en la vida y no lo que se espera de nosotros. En cierta manera nos explica que nos arriesguemos y luchemos por los sueños y que no nos dejemos vencer por las cosas que no nos hacen felices ni que no nos aportan nada, que de algún modo, saquemos la cabeza del agua y nos alejemos de la rutina y de la monotonía.
    Nunca he sido muy fan del cine de Woody Allen pero la verdad es que tal como nos has pintado la película me quedo con ganas de verla y poder juzgarla por mí misma. Me ha enamorado el detalle que cuentas de que la esencia de la película es que debemos ser conscientes de que lo mágico está en los pequeños detalles y en los sitios que menos esperamos, y que por supuesto debemos luchar por alcanzar nuestros sueños y convertirlos en realidad.
    A mí Owen Wilson es un actor que siempre me ha gustado en el ámbito de la comedia y creo que adolece de lo mismo que le pasa a Jim Carrey, la gente está tan acostumbrada verlos en películas humorísticas que cuando hacen un drama o algo fuera de su ámbito habitual se da por echo que no estarán bien y acaban sorprendiendo.

    Un beso enorme, apuntadísima que queda.

    ResponderEliminar