Un lugar junto al mar, de Ángela Drei


Tuve la suerte de conocer a Ángela Drei el año pasado en la feria del libro. Habíamos hablando un montón de veces por las redes sociales, y siempre fue increíblemente amable al concederme entrevistas sobre su primera novela Quiero volver a verte. Eso, y mis ganas de que me firmara el libro hicieron que cogiera el tren y que no le diera importancia a todo el calor que estaba haciendo en esos días. Al llegar, me hice un montón de fotos con ella, y no solo es una fantástica escritora sino una bellísima persona, de esas que te dejan huella por dentro.

Sinopsis:  A veces perderse puede ser la única forma de encontrar la felicidad y Acadia es un lugar perfecto para comenzar una nueva vida. Michael no ha olvidado las historias que le contaba su abuelo cuando era pequeño. Historias sobre el mar, la libertad, y un mundo cuyo único límite es el horizonte.


Cansado de vivir bajo la sombra de su padre, decide abandonarlo todo y viajar hacia el norte en busca de su propio destino. En un rincón remoto del mundo donde la vida es sencilla, los días de sol son fríos y las playas son perfectas si te atreves a surfear entre las rocas, conoce a Sarah, una joven tenaz y valiente, con una sonrisa que le hará sentirse más vivo de lo que nunca creyó posible.


Pero el pasado no se puede borrar y la familia Warren no está dispuesta a dejar que su primogénito abandone su vida y su futuro. Partido entre dos mundos, Michael tendrá que elegir entre el deber familiar y el amor, luchando con uñas y dientes por conseguir su libertad y una vida junto a Sarah.

«Novela finalista del VI Certamen de Novela Romántica Vergara-RNR»

Opinión Personal

Un lugar junto al mar me ha hecho reír, llorar, emocionarme, ilusionarme y suspirar. Ángela Drei, nos presenta una historia romántica con mayúsculas. Una historia dulce, sencilla de leer, romántica, nostálgica y muy esperanzadora y motivadora. Una novela que nos enseña a no perder nunca nuestra esencia, nuestra libertad y nuestro niño interior, y que a veces, los detalles más pequeños y las situaciones más sencillas son las que más felicidad nos causa.

Debo admitir, que me ha pasado igual que con su primera novela. A pesar de creer que Sarah, la protagonista femenina es genial, el que me ha robado el corazón esta vez es Michael, al igual que lo hizo James en su momento. Identificarme con él es poco. Sentía cada pensamiento que tenía, cada palabra que lograba decir, y comprendía muy bien la presión de tener encima de los hombros el concepto de gustarles absolutamente a todos y cumplir las expectativas de los demás.

Aunque su familia supera el término "acomodada" con creces, Michael está muy lejos de sentirse a gusto y tranquilo consigo mismo. Desea alejarse e invertir tiempo en él y en ir descubriendo poco a poco las sorpresas que la vida todavía tiene guardadas para él. Sarah, al contrario que Michael, cuenta con una familia desestructurada y lucha cada día por superar todos los obstáculos. Al final de la novela, yo la he considerado una superviviente, una luchadora nata y con una gran capacidad para resolver conflictos.

Entre ellos dos, se encuentra un personaje encantador llamado Cal, que únicamente diré que para mí es el nexo de la historia, es el que lleva la esperanza a todos los rincones, y sobre todo a los personajes, el que da pequeños empujones en la espalda a Michael para que se arriesgue, para que viva, para que sienta. Todos los diálogos de Cal me han llegado al corazón, me han hecho pensar, me han incitado a reflexionar, y me han sacado cientos de sonrisas. Si tengo que compararlo con alguien, sin duda sería un genial ángel de la guardia.

Un lugar junto al mar es una historia de superación personal, de amor, de segundas oportunidades, de seguir el camino de la felicidad, de escuchar a nuestro corazón, y sobre todo, de querernos a nosotros mismos. Ángela Drei me ha vuelto a conquistar y a enamorar con una escritura ágil, sencilla, dulce de principio a fin, sin ninguna complicación y eternamente romántica. De nuevo, me ha demostrado que no hace falta protagonistas masculinos increíblemente atractivos, egocéntricos y en el fondo irreales ni personajes femeninos que no tienen ni voz de voto en la historia para que una novela te llene de amor.

Michael y Sarah, son tan reales y auténticos como lo fueron James y Susana. Personajes con los que te puedes identificar, personajes humanos, con sus defectos, con sus inseguridades, con sus inquietudes. Personajes que están muy lejos de ser perfectos (y eso, es posiblemente el punto fuerte de Ángela Drei y sus historias). Personajes que de verdad te arrancan suspiros y te hacen cerrar los ojos para controlar esas primeras lágrimas que van cayendo despacio por nuestras mejillas. ¿Que si recomiendo Un lugar junto al mar? Sí, y mil veces sí. Por supuesto que sí. Yo no dejaría escapar una novela que me hiciera olvidar el resto del mundo. ¿Y vosotros? :)

No hay comentarios